Eventos
Contacto
Nuestras cervezas tiene un complejo pero interesante proceso de producción, los invitamos a conocerlo y de esta manera entender como se logra crear este exquisito producto que tantas veces a llenado de amistad y relajo nuestros encuentros con amigos o la familia. Para iniciar el proceso, nuestra empresa sigue estrictamente los procedimientos de producción de cervezas bajo el Edicto de Pureza de Baviera de 1516 (o en alemán, Reinheitsgebot) para la producción de todas nuestras variedades de cervezas Lager, Bock, Weizen y Allipen Ale.

Siguiendo ese estándar de producción, nuestros expertos maestros cerveceros comienzan la búsqueda de los ingredientes para lograr los sabores perfectos, en cuanto a color, cuerpo y aroma de cada una de nuestras cervezas, además de encontrar la fuente de agua pura necesaria para la realización de todo este 'milagro' llamado cerveza.

Dentro de los ingredientes son vitales las cebadas malteadas, algunas de las cuales son importadas, pero mayoritariamente producidas en Chile a partir de brotes importados de Alemania para mantener el sabor original. Luego esta el lúpulo, del cual surge el amargor a la cerveza, este lúpulo proviene de distintas zonas de Alemania y Europa, recibiendo cada lúpulo el nombre especifico de su zona de crecimiento. El siguiente ingrediente que constituye la cerveza es la levadura, la cual se utiliza dependiendo del tipo de producto, ya que existen levaduras de fermentación alta [especial para lagunas cervezas] y de fermentación baja, lo que da una composición a la cerveza muy diferente que la anterior. Finalmente esta el recurso fundamental, el agua, la cual proviene del río Allipen (Río de la zona) que da una nota característica a las cervezas Grassau.

Cuando ya hemos logrado reunir todos los ingredientes para la creación de una cerveza de calidad comenzamos el proceso en nuestra planta de Freire, donde nace la historia de Cervezas Grassau.

El Primer paso es la maceración de la mezcla de productos. En esta parte del proceso, sin duda la mas importante del proceso cervecero, es donde se mezclan las aguas naturales provenientes del rió Allipen se unen con la molienda de la cebada natural seleccionada por nuestros maestros cerveceros, Aquí se debe realizar la mezcla exacta de manera de lograr nuestra formula única para generar un extracto rico en malta que ayudado por enzimas naturales logre degradar el almidón de la cebada y genere la azúcar y los polisacáridos que toda cerveza debe tener

A continuación se realiza un primer filtrado de esta solución (desde ahora llamada mosto), el cual busca retirar todos los elementos sólidos de la mezcla (el llamado orujo o afrecho) para poder continua trabajando el el componente liquido que dará origen a nuestra cerveza.

En una tercera fase, al mosto se le agrega el lúpulo, el cual da el amargor y aroma tan típico de la cerveza. Esta mezcla entre mosto y lúpulo entra en una etapa de cocción a alta temperatura para poder lograr la transformación y disolución del lúpulo, además de la decantación de algunas proteínas incorporadas en la cebada y adicionalmente se busca la evaporación de agua, así como la destrucción de las enzimas que originalmente ayudaron en el proceso de maceración. Finalmente dentro del proceso de cocción se reducen sustancialmente otras sustancias aromáticas existentes en la solución de manera de unificar el aroma de la cerveza en producción.

En el próximo paso, ocurre la decantación del mosto, el cual es transferido de manera horizontal a un recipiente cilíndrico rotatorio el cual recoge de este liquido caliente todas las partículas no disueltas en el proceso anterior (orujo residual y lúpulo no disuelto), buscando dejar así un mosto limpio y cristalino, ideal para la preparación de cervezas artesanales de alta calidad

Siguiendo el proceso de creación de la cerveza, luego de la decantación, el mosto se deja enfriar para reducir la temperatura desde los 99 grados Celsius que alcanza en la cocción hasta temperatura de ambiente para que en la siguiente etapa algunos componentes activos que serán incorporados en la solución puedan efectuar su aporte de manera optima y el resultado sea solo la mejor cerveza artesanal del mercado.

En este punto se inicia el proceso de maduración del mosto. En este proceso se busca lograr la decantación de la levadura que todavía queda en el mosto, así como la eliminación de sabores o partículas no agradables al gusto del consumidor por medio de la separación por degradación y evaporación, logrando reducir los factores de aroma y sabor no agradables al paladar así como degradar el diacetilo que genera el proceso de cocción del mosto.
A continuación de la maduración viene el proceso de fermentación en el cual el mosto, gracias a la levadura natural que se incorpora en esta etapa comienza a generar dióxido de carbono (CO2) de manera 100% natural y le adhiere a la cerveza el toque de efervescencia tan conocido por todos los amantes de este producto. De acuerdo al tipo de cerveza se la de un mayor o menor tiempo de fermentación para alcanzar un punto perfecto de gas y liquido. En paralelo dentro de este mismo proceso la el mosto comienza a generar el alcohol tan característico de esta tradicional bebida, debido a la acción combinada de la azúcar y la levadura que se encuentran en este punto. Luego de este proceso, la cerveza se deja reposar de manera prolongada, siempre siguiendo las reglas del Edicto de Pureza para que la cerveza adquiera su  cuerpo y aroma único de acuerdo a su variedad.

Aquí se puede observar una de las más notorias diferencias entre las cervezas tradicionales y las artesanales, especialmente en el mercado chileno. Para nuestro proceso de fermentado, dejamos por largo tiempo la cerveza reposar para que el aroma y color bañen al liquido, en cambio las cervezas tradicionales tienen un tiempo de reposo relativamente corto lo que conlleva menos sabor y consistencia del producto final.

El paso siguiente el proceso productivo es el filtrado de la cerveza. Nuestras variedades son todas filtradas lo que permite que su consistencia sea más suave y agradable al paladar. Para este proceso se utilizan maquinarias especiales que remueven en varias etapas las impuras sujetas al líquido que finalmente se convertirá en una refrescante cerveza Grassau.

En cuanto a la calidad resultante de este proceso, se obtiene una muy buena cerveza gracias a múltiples factores, entre ellos: los ingredientes seleccionados y el agua de la zona, los controles de calidad, el proceso de cocción que es un 100% automatizado, y que todas las maquinarias involucradas son de acero inoxidable, lo cual es muy característico de nuestra planta.

Siguiente al filtrado esta el proceso de embotellado y/o envasado en barriles. En cuanto al embotellado, nuestra planta cuenta con maquinas embotelladoras semautomáticas que realizan el trabajo con la ayuda de un operario que le da un orden al proceso preocupándose que las botellas queden el la posición correcta para que puedan ser llenadas y selladas y pasen al sector de etiquetado que es realizados manualmente de acuerdo al tipo de cerveza que sea y el mercado al cual sea enviado. Paralelamente a esto también se produce el proceso de envasado en barriles, el cual es también semiautomático, para la distribución a  Pubs o restaurantes que venden nuestra cerveza a través de dispensadores (maquinas de presión interna) a sus clientes.

Finalmente las botellas son empacadas en contenedores de 4 botellas y bajo sus distintas denominaciones, para la venta en distintos establecimientos donde existan licencias de venta de bebidas alcohólicas y siempre respetando las normativas locales de acuerdo a la edad de compra y los horarios de venta de las cervezas. Cuando las cervezas se encuentran empacadas y paletizadas [en grandes lotes sellados de pequeños packs de 4 cervezas] son cargadas en nuestros camiones y enviadas a nuestros distribuidores de las regiones cercanas y a nuestro punto de distribución en Santiago para se reparto dentro de la Región Metropolitana y Quinta.

Para Cervezas Grassau siempre es importante generar productos de calida pero sin dejar secuelas ambientales de por medio. Es por esta razón que para nosotros es significativo que nuestra producción no genere hoy contaminación de gases ni residuos líquidos importantes, ya que solo  eliminamos una pequeña cantidad de agua, la cual es estabilizada en su acidez antes de ser reincorporada a su cause original y ser usada posteriormente como agua de riego. Los pocos sólidos que se eliminan de nuestro proceso de producción son el orujo [lo que queda del remojo de la malta molida] el cual es intercambiado con agricultores de la zona que lo utilizan para alimentación de cerdos y aves, al igual que la levadura que luego de ser utilizada en nuestra planta es incorporada como aditivo alimentario para ciertos animales como los caballos de la zona.

Siguiendo este complejo pero reconfortante proceso y manteniendo el cuidado al medio ambiente como una motivación principal, nuestra cervecería hace posible que tú puedas disfrutar una cerveza de calidad, con sabor, aroma y color únicos, hecha con pasión y buscando entregar momentos gratos a quienes las disfrutan.
  • [ BEBER CON MODERACIÓN, PROHIBIDA SU VENTA A MENORES DE 18 AÑOS ]
Copyright ©2008-2011 Grassau. Todos los derechos reservados.
Producida y envasada por: Compañía Cervecera Yellow Sea SpA. | Ruta Freire | Villarica km 7 | Región de la Araucanía | Chile.
Diseñado y desarrolado por: